Enterrando El Machismo en Granada: Burying Machismo in Granada

Persephone, Cayendo

Un narciso entre las bellas ordinarias

flores, uno distinto a todas las otras! Ella amó,

se agachó para jalar con más fuerza

cuando brotando de la tierra

en su relumbrante terrible

carruaje, el reclamó su pago.

Todo terminó. Nadie la oyó.

¡Nadie! Ella se había desviado de la manada.

 (Recuerda: ve directo a la escuela.

Esto es importante, ¡déjate de tonterías!

No respondas a extraños. Pégate

a tus compañeros de juego. Mantén tus ojos en el suelo.)

Así de fácil el abismo

se abre. Es así como un pie se hunde en la tierra

 La ganadora del Pulitzer Prize, Rita Dove, leyó su poema al principio del panel de mujeres para el Festival de Poesía en Granada, Nicaragua. El día antes los nicaragüenses, turistas, y los poetas se reunieron para ver el soterramiento del Machismo. Así es damas y caballeros. El machismo había sido enterrado. ¡Llama a la prensa! Cada año el Festival de Poesía escoge un problema social para sumergirlo en la tierra, para que nunca jamás  resurja y oprima. Hubo un carnaval para despedir al machismo. Los nicaragüenses de todas partes bailaron danzas tradicionales y  de sus regiones mientras el Machismo se velaba en este coche mortuorio:

IMG_5385

IMG_5386

Seguido de esta gente:

IMG_5340

“Muerte a la violencia y al Machismo”

“Death to violence and machismo”

IMG_5342

“Las mujeres tenemos derecho a una vida libre de la violence. Cuidado! El machismo mata y el estado tambien, cuando a agresores, violadores y femicidas, no se les aplica la ley”

“Women have a right to a life free of violence. Careful! Machismo kills and so does the state, when aggressors, rapists and femicides don’t apply to the law”

IMG_5343

IMG_5352

“Si las mujeres dicen NO es NO a la violencia y a la impunidad”

“If women say NO it’s NO to violence and impunity”

IMG_5367

Todos estábamos viendo cuando los bailarines del carnaval llevaban el ataúd al lago para enterrarlo, simbólicamente, por supuesto. ¿Pero, si el machismo acababa de ser enterrado, por qué el grupo de bailarines de 9 años me estaban diciendo piropos? ¿Por qué un policía lanzaba un beso a mi amiga? ¿Y por qué el camarero me sigue llamando amor? ¡No soy su amor!

Aquí en Nicaragua los piropos no son vistos como parte del machismo porque los hombres piensan que es como un gran cumplido. Para ellos, y algunas mujeres, los piropos son una expresión de la belleza de una mujer y refleja el efecto que esta belleza tiene para los hombres.

¿Entonces, cuando un hombre dice “que rica esa niña” cuando estoy caminando debería sentirme halagada? ¿Rica? ¿Cuando me convertí en un plato salado y cómo es que este hombre tiene poder sobre mí? No puedo responder sino mirar hacia adelante. Silenciada por el machismo.

No respondas a extraños. Pégate 

a tus compañeros de juego. Mantén tus ojos en el suelo.

Sus palabras “entrañables” de “amor” me han separado, y a muchas otras mujeres, de un sentido de la autonomía. Sólo somos objetos sexuales.

Pero esta forma de machismo no sólo viene de los hombres de la calle. Sentí esta misma sensación de objeto en el Festival de Poesía, pero viniendo de los poetas masculinos. Casi todos escribieron sobre la perfección del cuerpo de una mujer. Uno empezó por la cabeza y siguió hacia abajo, pasando por su “estomago firme,” acariciando sus caderas, y terminando en los tobillos. Creo que debía sentirme halagada por el deseo de este hombre por la figura femenina. Nosotras las mujeres, con nuestras curvas y piel suave, tenemos el dominio sobre los hombres, pero sólo sexualmente. Ven nuestros cuerpos y nos separan de cualquier sentido de volición. La única cosa en que pensé mientras estos hombres leían sus poemas era éste de la poeta Nicaragüense, Daisy Zamora.

Celebración del cuerpo

Amo este cuerpo mío que ha vivido la vida,

su contorno de ánfora, su suavidad de agua,

el borbotón de cabellos que corona mi cráneo,

la copa de cristal del rostro, su delicada base

que asciende pulcra desde hombros y clavículas.

Amo mi espalda pringada de luceros apagados,

mis colinas translúcidas, manantiales del pecho

que dan el primer sustento de la especie.

Salientes del costillar, móvil cintura,

vasija colmada y tibia de mi vientre.

Amo la curva lunar de mis caderas

modeladas por alternas gestaciones,

la vasta redondez de ola de mis glúteos;

y mis piernas y pies, cimiento y sostén del templo.

Amo el puñado de pétalos oscuros, el oculto vellón

que guarda el misterioso umbral del paraíso,

la húmeda oquedad donde la sangre fluye

y brota el agua viva.

Este cuerpo mío doliente que se enferma

que supura, que tose, que transpira,

secreta humores y heces y saliva,

y se fatiga, se agota, se marchita.

Cuerpo vivo, eslabón que asegura

la cadena infinita de cuerpos sucesivos.

Amo este cuerpo hecho con el lodo más puro:

semilla, raíz, savia, flor y fruto.

Me encanta que Zamora haya notado la belleza de la forma femenina y de su propio cuerpo, pero también reconoce algunos aspectos que los hombres se niegan a ver, la realidad de nuestros cuerpos. El machismo es un gran parte de la cultura nicaragüense, pero es mentira creer que sólo está presente en Nicaragua. Es un problema global que no sólo se manifiesta con el abuso físico de mujeres. El machismo es el “glass ceiling” donde todas esas mujeres profesionales siguen chocando. Están exigiendo que las esposas sirvan a sus maridos comida, laven su ropa, y les traigan una cerveza. Es enseñar a las chicas cómo no ser violadas y culpadas cuando lo son.

¿Entonces cómo revocar algo tan arraigado en la sociedad y la cultura? Pues, se tiene que cambiar la cultura y ese cambio empieza con los jóvenes. Enseñar a los chicos a respetar a sus hermanas y novias. Crear diálogos entre chicas y chicos sobre normas de género y el impacto negativo que tiene el machismo para ambos sexos. Los hombres no deberían ser satanizados por sus acciones. No pensamos en ello pero el machismo es difícil para los hombres en otra manera. Se espera que sean duros, varoniles, y mujeriegos. En Camboya, la violación grupal es un gran problema porque se espera que los jóvenes demuestren su masculinidad. ¡Ni  quiera dios que sean percibidos como gay! También tenemos que reconocer que muchos chicos han sido abusado, físicamente, sexualmente, o emocionalmente. Por eso, los heridas psicológicas tienen que ser curados para que el machismo disminuya. El camino para un mundo libre del machismo no será fácil, y es difícil decir que vamos a vivir en ese utopía. Pero es el camino que importa.

—————————————————————————————————————-

Persephone, Falling

One narcissus among the ordinary beautiful

flowers, one unlike all the others! She pulled,

stooped to pull harder—

when, sprung out of the earth

on his glittering terrible

carriage, he claimed his due.

It is finished. No one heard her.

No one! She had strayed from the herd.

(Remember: go straight to school.

This is important, stop fooling around!

Don’t answer to strangers. Stick

with your playmates. Keep your eyes down.)

This is how easily the pit

opens. This is how one foot sinks into the ground.

Pulitzer Prize winner, Rita Dove, read her poem when opening the women’s panel for the Poetry Festival in Granada, Nicaragua. The day before Nicaraguans, tourists, and poets alike all gathered to watch the burying of Machismo. That’s right ladies and gentleman. Machismo has been buried. Alert the press! Every year the Poetry Festival picks a social issue to plunge into the ground, never to resurface and oppress again. A carnival was held to see Machismo off. Nicaraguans from all over performed traditional dances specific to their region as Machismo was carried in the hearse pictured above.

We all watched as carnival participants carried the coffin to the Lake to bury it, symbolically of course. But if machismo had just been buried, how come the group of 9-year-old performers are still throwing piropos at me? Why did that police officer just blow my friend a kiss? And why does the bartender keep calling me amor? I’m not his love!

Here in Nicaragua, catcalls, or piropos, are not seen as a part of machismo and many men see it as paying a high compliment. To them, and some women, the piropo is an expression of how beautiful a woman is and reflects the effect her beauty has on men.

Okay, so when a man says “que rica esa niña” when I walk by I should feel flattered? He is literally saying how delicious I look. Delicious? When did I become some savory side dish and why does this man suddenly have power over me? I can’t react to his remarks but instead must keep staring straight ahead. Muted by machismo.

Don’t answer to strangers. Stick

with your playmates. Keep your eyes down

His “endearing” words of “love” have separated me, and hundreds of women, from any sense of autonomy. We are solely sexual objects.

But this form of machismo isn’t only coming from men on the streets. I felt this same objectification at the Poetry Festival, but from the male poets. Almost all of them wrote about how perfect the woman’s body is. One started at the head and worked his way down, past her “taut stomach,” caressing her hips, and ending at her ankles. I think I was supposed to be flattered by this man’s desire for the female figure. Us women, with our curves and soft skin, have dominance over men, but only sexually. They see our bodies and detach us from any sense of volition. All I could think about as these men spoke was this piece written by the Nicaraguan poet, Daisy Zamora.

Celebration of the Body

I love this body of mine that has lived a life,

its amphora contour soft as water,

my hair gushing out of my skull,

my face a glass goblet on its delicate stem

rising with grace from shoulders and collarbone.

I love my back studded with ancient stars,

the bright mounds of my breasts,

fountains of milk, our species’ first food,

my protruding ribcage, my yielding waist,

my belly’s fullness and warmth.

I love the lunar curve of my hips

shaped by various pregnancies,

the great curling wave of my buttocks,

my legs and feet, on which the temple stands.

I love my bunch of dark petals and secret fur

keeper of heaven’s mysterious gate,

to the damp hollow from which blood flows

and the water of life.

This body of mine that can hurt and get ill,

that oozes, coughs, sweats,

secretes humours, faeces, saliva,

grows tired, old and worn out.

Living body, one solid link to secure

the unending chain of bodies.

I love this body made of pure earth,

seed, root, sap, flower and fruit

I love that Zamora addresses the beauty of the female form and of her own body, but also recognizes the aspects men refuse to see, the reality of our bodies. Machismo is a big part of Nicaraguan culture, but you’d be fooling yourself to believe that it’s specific to Nicaragua. This is a global issue that doesn’t only mean the physical abuse of women. Machismo is that glass ceiling all of those professional women keep hitting. It’s demanding wives serve husbands meals, wash their clothes, and bring them a beer. It’s teaching girls how not to get raped and blaming them when they do.

So how do we reverse something so ingrained in society and the culture? Well, that means you have to change the culture and that change starts with the youth. Teaching young boys to respect their sisters and their girlfriends. Creating dialogues between girls and boys about gender norms and the negative impact of machismo for both sexes. Men should not be demonized for their actions. We don’t think about it but the culture of machismo is difficult for men as well. They are expected to be tough, manly, and womanizers. Gang rape in Cambodia is a huge problem because young men are expected to prove their masculinity. God forbid you be perceived as gay! We also need to recognize that many of these young men are victims of abuse, whether physical, sexual, or emotional. Thus, the psychological wounds need to be cured in order for machismo to begin to diminish. The road to a world free of machismo won’t be easy and it’s difficult to say that we’ll ever live in that utopia. But it’s the road that matters.

5 responses to “Enterrando El Machismo en Granada: Burying Machismo in Granada

  1. La teoría siempre difiere de la práctica y las sociedades estan llenas de hipocresía, sin embargo la lucha por establecer igualdad de oportunidades hace que esta utopía se visualice desde una perspectiva potencialmente alcanzable.

  2. Tu mensaje me hace preguntarme sobre el movimiento feminista en Nicaragua tambien. Parace que mucha genter entienden la palabra “femenista” tener una conotacion negative, inclusa para muchas mujeres.

  3. Yo tambien me di cuenta de la ironia de todo el machismo en un evento para celebrar los logros de mujeres a pesar del machismo. Estaba especialmente sorprendido cuando multiples hombres leyeron sobre el cuerpo femenino y recibieron un aplauso gigante. Porque estamos celebrando la perpetuacion de la idea de que una mujer todavia tiene valor en su cuerpo?!

  4. Yo tuve el mismo pensamientos durante y después del festival. La ironia fue increíble. Yo espero que el evento de enterrando machismo, no va a enterrar las conversaciones sobre machismo y sobre los impactos que piropos tienen en manteniendo una sistema global de patriarcado.

  5. Me encantó esta poema. Las imágenes hicieron la realidad femenina tan real. También, me gustan tus pensamientos del efecto de machismo para los hombres. Pienso que los hombres no quieren las respuestas de las mujeres cuando gritan los piropos. Los piropos son vulgares y muchas veces los hombres necesitan otros hombres cuando los gritan. Por eso razón, pienso que la cultura de los piropos es relatado a la cultura de machismo, porque no depende los pensamientos de las mujeres, pero en la impresión que un hombre quiere crear para otros hombres.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s